dimecres, 29 de gener de 2014

ALASKA Y DINARAMA "Deseo carnal" (1984, Hispavox)

Curiós el comentari de una revista musical aparegut poc despres de editar este disco sobre la carrera d'un dels grups bàsics del panorama del principi dels 80:

Dice el diccionario que pegamoide és una celulosa disuelta con la que se empapa una tela o papel y se obtiene una especie de hule resistente. Y, francamente, dudo que esa definición nos sirva para retratar el proyecto de grupo imaginado en el 78 por ex componentes de Kaka De Luxe tan ilustres como Alaska, Carlitos o Nacho. Pero bueno...
Tendrán que esperar hasta 1980 para que Hispavox les fiche, pero su primer single, "Horror en el hipermercado", ya profetiza un espléndido futuro para estos chicos y chicas que desean ser "estrellas", en el sentido warholiano del termino, y no se cortan a la hora de condimentar sus canciones con influencias tan dispares como el glam-rock los Ramones o los sonidos disco más ordinarios. Con un historial como el suyo, muy pronto se convierten en el grupo fetiche de Madrid, una capital que quiere ponerse al dís como sea y olvidar rápidamente el cutrerío a todos los niveles del antiguo régimen.
A pesar de ser el grupo favorito de críticos, aficionados y enterados en general, su carrera hacia el primer Lp és lenta y poco agradecida. Tras algunos líos con Hispavox y la huida por unas semanas de Carlos ( quién gusta de salir y entrar en el grupo a su antojo), consiguiendo por fin terminar el Lp, que les aupará definitivamente gracias al éxito de "Bailando", un tema efectivo y desvergonzado que desvela por completo sus intenciones.
Después, en un arranque de lucidez, los Pegamoides se desvanecen. Ana y Eduardo siguen con su grupo, Paralisis Permanente, mientras Carlos, Nacho y luego Alaska vuelven a unirse como Dinarama. El Lp debut del nuevo proyecto aparece en 1983, mientras Carlos cumple su servicicio militar, y promete mucha música inteligente, frívola y descarada para un futuro inmediato. Futuro que llega durante el otoño de 1984 con Deseo Carnal, el Lp, y "¿Cómo pudiste hacerme eso a mí?", la canción de éxito.
Los sectores más rockistas se quejan de los arreglos al estilo Philadelphia Sound y muchos de sus amigos fans se rasgan las vestiduras ante el desparpajo de una Alaska que parece querer ser la Lola Flores de la nueva generación, pero el público masivo y quinceañero, que no sabe de prejuicios, acepta encantado a los nuevos ídolos. Veremos que ocurre con su próximo disco, su próxima imagen, sus próximas pretensiones...